¿CÓMO COMUNICAMOS SOBRE ALIMENTACIÓN VEGETARIANA Y VEGANA?

0
98
Con el auge del veganismo en los últimos meses y su mayor presencia en medios de comunicación, hemos podido darnos cuenta de que a menudo los titulares fallan estrepitosamente o aprovechan para darle al movimiento un aire poco serio y vinculado a terapias alternativas y pseudociencia. Se aprovecha incluso para vincular el veganismo a actitudes que se consideran irresponsables en titulares, sabiendo todos que cuando ese mismo hecho sucede en familias con dieta tradicional, que es la moyoría de veces, su estilo de vida no sale en el titular que abre la noticia. Somos los nuevos “persona magrebí atraca una farmacia” ¿os suena? nunca se ponía en el titular “español de toda la vida atraca una farmacia”.

Es algo con lo que tendremos que trabajar, de momento la mayor presencia es un punto positivo, aunque quede una tarea ardua para conseguir enfoques menos sensacionalistas y desvincular la palabra “vegano” de todas esas connotaciones y prejuicios.

Me voy a centrar en cuando la dieta vegetariana o vegana salen en prensa en relación a temas de salud o ciencia. En como hablamos sobre ello los profesionales sanitarios vegetarianos cuando nos piden opinión, y que cosas deberíamos valorar, bajo mi punto de vista.

Tenemos un problema gordo de credibilidad que podemos compensar mínimamente con el argumento de autoridad, ya que en principio no es lo mismo que hable un dietista-nutricionista o un médico, a que lo haga una persona “de la calle”, si hablamos de dieta o salud. Pasa que muchas veces lo hacemos tan mal que nos cargamos esa ventaja inicial y se vuelve aún más en nuestra contra, porque también le perdonamos menos las metidas de pata a un profesional en su campo, que a la persona “de la calle”.

Además de los medios de comunicación, también está la divulgación en redes sociales, que tiene un peso muy importante, y en blogs, libros y demás. Esa también influye muchísimo en nuestra credibilidad e imagen.

En general, y con honrosas excepciones, ya quedamos lo bastante mal parados cuando salen sanitarios a hablar del tema (alertas injustificadas, falta de consejo, profesionales que no han visto un vegetariano en su vida y mitos de los 80…), si cuando salimos nosotros no somos impecables, sólo hacemos que empeorarlo más.
Lo que deberíamos tener en cuenta, los profesionales sanitarios vegetarianos, según mi punto de vista, es lo siguiente:

¿A quién quiero convencer? Población general o profesionales.

A grandes rasgos, distinguimos dos públicos: cuando les hablamos a compañeros nutricionistas u otros profesionales sanitarios, y cuando nos dirigimos a la propia población vegetariana o vegana, o incluso a población general.

En mi caso, se nota bastante cuando me dirijo a los primeros y cuando a los segundos.

Cuando nos dirigimos a población general vegetariana o vegana:

  • No habléis como si los vegetarianos vivieran en un vergel de frutas y verduras en el que ni siquiera saben que los donuts existen: 

Muchísimos vegetarianos NO comen bien, y abusan de los ultraprocesados, que además cada vez están más presentes y hay más variedad y a menor precio

Muchísimos creen a pies juntillas que los pepinos tienen más proteína que el pollo gracias a un famoso meme que corre por facebook, que una dieta a base de licuados es óptima o que un croissant vegano es más saludable que una sardina (copyright de esta última frase para Paula González). 

Muchísimos más creen que los ovolacto no necesitan suplemento de B12 o que la espirulina es una buena opción. 

Es ahí a donde hay que apuntar, no a acariciarles el lomo, para eso ya hay un montón de cuentas y de profesionales que lo hacen abusando así de su confianza y prometiendo cosas incumpibles o vendiendo la nutrición vegana ideal que todos queremos escuchar. O directamente intrusos, vaya. Y sí, eso puede hacer que el mismo colectivo nos mire con recelo, y por eso muchos de los que viven de ello no lo hacen (y por dinero, claro). 

¿Queréis ser buenos profesionales o queréis caer bien a los vegs a costa de un dar un mal consejo? Si elegís lo segundo, recordad que estáis incumpliendo el código deontológico.

  • No habléis salpicándolo todo con frases de idealización sobre ese tipo de dieta:

Nos dirigimos a un público convencido, no hay que alentarlos a pasar de todo porque ya llevan “la dieta más sana del mundo”. Comparada con la western diet, sale ganando comer gravilla y lo sabéis. No sabemos cual es la dieta óptima, no digáis memeces ni uséis frases tipo “regalo de salud” o similar, que luego pagamos justos por pecadores. Y además solo contribuye a alimentar el asociar “vegetariano” con “hippie comeflores que sólo cree en la pseudociencia, no usa el microondas y no vacuna a sus hijos”.

Hay que señalarles que están expuestos a los mismos riesgos nutricionales que el resto de la población y que además, tienen mucha información falsa pululando. Y recordad que los pares también nos leen cuando nos dirigimos a público general, intentemos no ponerles en bandeja que nos desacrediten por chorradas.

Perpetuar mitos como que “los lácteos son tóxicos”, “la proteína descalcifica los huesos y perjudica al riñon” o “todas las grasas saturadas son malas y el colesterol es el demonio” nos hace un flaco favor. Y es que además, tenemos argumentos TAN buenos que no necesitamos recurrir a eso.

Cuando nos dirigimos a profesionales sanitarios:

  • Pensad en si somos el mejor vector de información:
Sin entrar a analizar los motivos, hay que asumir (yo lo hice hace años), que no tenemos mucha credibilidad porque se nos considera sesgados per se. Es un juicio que no se le hace a quien te habla de lácteos pagado por Danone, ni a quien te vende planes en su web usando posts ad-hoc para justificar sus teorías. Es lo que hay, qué le vamos a hacer… es un peaje exclusivamente nuestro, curiosamente a los paleo les permiten ser la voz autorizada para hablar de paleo. O a los “mediterráneos” para hablar de las bondades de su opción. A nosotros no. Y comunicando mal, no estáis ayudando a que cambie.

Os chocaría saber que tengo compañeros divulgadores de primerísima linea, cuya solvencia profesional está más que contrastada en los más altos niveles y les queda poco que demostrar, que también evitan hablar del tema en muchas ocasiones y ceden el testigo, por lo que comen en su casa, aunque no sea esto último de dominio público. Y os aseguro que son las voces más autorizadas que podríais encontrar en el país. Y que no hablo sólo de uno. Esto a mi me da verdadera pena.

Yo soy la primera, que cuando ha habido oportunidad de hablar del tema en medios nacionales he preferido en ocasiones que lo hiciera un compañero omni (cuando tenía la posibilidad de haberlo hecho yo, se entiende).  Ya que aún cuando el mensaje que da es exactamente el mismo que daría yo, e incluso permitiéndose alardes que a mi se me penalizarían con burla y condescendencia, su credibilidad es incuestionable y se van a callar muchos pro-hombres de ciencia que a mi ni me miran a la cara.

Por tanto a nivel de efectividad, si hay que dar una ponencia o salir en un medio nacional para hablar de vegetarianismo, la elección estratégicamente sensata, es que salga un omni informado. ¿O creéis que yo diciendo lo mismo iba a tener el respeto de los escépticos y los Naukasianos?

  • Cubrid todos los frentes:

Hay muy pocos temas en nutrición que tengan absolutamente a todas las opiniones y toda la evidencia científica de su lado. De hecho dudo que haya siquiera uno. Asumir esto es básico, defendamos lo que defendamos.


Aquí ex-vegan hater reclamándome papers que SI están en el post
pero él con su prisa en desacreditar ni se ha fijado. Pues zasca.

Por tanto, si vais a redactar un artículo o a hablar en medios, no obviéis “estudios en contra” o problemas concretos. Afrontadlos y comentadlos. Preveed de donde os va a caer la respuesta hater y dejadla solucionada de antemano. No somos vegetarianos “por salud” o “por ciencia”, lo somos por motivos de mucho más peso, por tanto no necesitamos hacer eso, que nos resta credibilidad y nos hace parecer menos serios o menos informados, especialmente cuando sabemos de lejos más del tema que el sanitario medio. 

Salir en medios obviando toda la última evidencia sobre colesterol y grasas saturadas, porque el mensaje clásico nos viene mejor, y justificarlo con posts eligiendo sólo papers o documentos a favor, y manipulando el mensaje, nos desacredita. Por ejemplo.

Pensad que podéis tener un artículo con veinte referencias bibliográficas, siendo la mitad metaánalisis y alguien vendrá muy ufano a desacreditaros con un estudio n=12 en el Chad #mehapasado. En ese campo jugamos. No dejéis flecos tan obvios.

Si a día de hoy el Pollo “me respeta” no es precisamente por haberle ignorado las balas. Y como él, tantos. Love U Carlos.


  • No ignoréis los problemas, dad soluciones:

¿Cuál es vuestro objetivo al divulgar o comunicar? ¿vender la alimentación vegetariana como un “milagro se salud” o llamar la atención sobre una opción de vida, que se toma por motivos muy lícitos, y que no se está tratando con profesionalidad?


Plantearos eso cada vez que cojáis un micro o os cedan un espacio escrito. 

¿Creéis que tal y como está el consejo general en nutrición y como es la alimentación media hay que justificarse por un suple de B12 pero no por un danacol? ¿Qué hay que llamar a la calma con el consumo (elevadísimo en España) de carne procesada y alarmar sobre dieta vegetariana? no, relax, aquí “la otra parte” tiene mucho que criticarse antes de ir a por nosotros, que salimos con ventaja en muchos marcadores. Tenemos la suficiente evidencia a favor como para que no haga falta ni negar la mayor, ni aludir al aura.

Es tan fácil mover las fichas bien, que aferrarse al negacionismo o a obviar los temas clásicos de nutrición como la B12, el calcio, las protes, el DHA…o dar sobre ellos sentencias falsas es de las peores estrategias del mundo. Dad buen consejo, no excusas y no mitos de los años 80.


  • Sed capaces de hablar de lo que no defendéis:
Si como sanitarios os toca hablar de alimentación general, hacedlo bien. No “olvidéis” el pescado azul al hablar de grasas saludables, no digáis que “la carne da cáncer” (sin matizar nada) porque sabéis que eso es igual de falso que decir “las proteínas de la carne son imprescindibles”. Eso también os quita credibilidad, y ponéis la mofa en bandeja.
Yo he hablado en radio de dieta paleo, y ni los super paleos me han puesto pegas. Igual alguno se plantea que puede que hasta sea inteligente y profesional aunque no coma chuletones.

Parafraseando a Aixa, madre de Boabdil, al rendir Granada; una versión menos machista que la original: “No lloréis como vegetarianos lo que no supisteis defender como profesionales”

No hay comentarios